Desafíos
¿Cuáles son los desafíos del liderazgo en las empresas? Hoy y mañana. ¿Qué líderes necesitamos? En estas páginas encontrarás el puntapié inicial de nuestra propuesta y una reseña bibliográfica para alimentar la reflexión. “Desafíos” fue la idea de un newsletter primero, la de un blog después y finalmente la de una mesa de debate. Hoy esperamos que sea todo eso junto.

juego

29/08/16 Reflexiones # , , ,

Acerca de las repeticiones

¿Notaron que los chicos piden ver la misma película tantas veces como sea posible? ¿Cómo hacen para creer en lo increíble de un modo que les permita volver a asombrarse cada vez? Pienso que son conscientes de lo que va a pasar, y eso también les proporciona certeza, pero hacen de cuenta que no lo saben y se abandonan a la narración. Escuché alguna vez a un experto en cine comentar que la historia subyacente a las formas clásicas de relato es siempre la misma. En los libros que nos emocionan o las películas que nos inspiran, hay un mismo cuento que se teje contra el fondo de la historia. Es la narración del amor correspondido o no, la de la gesta heroica o la de la pertenencia a un grupo en el cual se juega la propia identidad. Tal vez los niños detectan esa red. Encuentran ese relato de relatos independientemente de la máscara de la historia. En cambio, los adultos, necesitamos que nos cuenten la misma historia universal con máscaras distintas en cada oportunidad. Para creer en lo increíble buscamos un cuento nuevo, más convincente, más real, aunque en la trastienda, nos hable de lo mismo que nos conmovía cuando niños.

Pienso ahora que en la propia infancia de la Filosofía,  el estoicismo desarrolló una concepción metafísica del tiempo que planteaba una infinita repetición del mundo, el cual se extinguía para volver a crearse. El mundo era vuelto a su origen por medio de la “conflagración”, donde todo ardía en fuego. Una vez quemado, se reconstruía para que los mismos actos ocurrieran una vez más en él, sin ninguna posibilidad de variación. Siglos después Friedrich Nietzsche cantaba “Vale Cuatro” y planteaba que no sólo los acontecimientos se repiten, sino también los pensamientos, sentimientos e ideas, vez tras vez, de forma infinita e incansable. Por supuesto, por poética que resulte la noción, ningún modelo científico fue desarrollado aún para comprobar su vehemente postulado.

En el borde de la ciencia en cambio, el psicoanálisis ofrece una forma menos poética pero más pragmática para pensar acerca de las repeticiones. La “compulsión a la repetición” se define como un rasgo patológico, que ocurre cuando el individuo sucumbe a la pulsión de muerte y vuelve a atravesar las mismas situaciones dolorosas: relaciones que lo hacen sufrir, circunstancias que lo angustian, decisiones que le provocan sufrimiento. La buena noticia es que la visión psicoanalítica del mundo deposita en el sujeto la posibilidad de trabajar para burlar o al menos contener la pulsión de repetir su historia triste, mientras la concepción estoicista presenta la repetición como una cuestión fatal e inevitable a la que el sujeto debe resignarse.

El fantasma de la repetición asoma en cada una de nuestras historias personales, así como en la historia de los grupos de los que formamos parte. Desde nuestro barrio, pasando por nuestro ser nacional, hasta la propia identidad como seres humanos. Aparece bajo la consigna de esa narración universal que se adivina contra el fondo de las circunstancias. Se presenta a veces con dramatismo y urgencia, haciéndonos sentir un perfecto “dejá vu”. Hacerse cargo de aquella narración parece ser indispensable para transitarla, sino con éxito, al menos con dignidad. Aunque nunca sabremos a ciencia cierta si somos nosotros quienes la escribimos o si, dictada desde la eternidad, nos incluye apenas como sus partícipes necesarios.

29/08/16 Reflexiones # , , ,
09/09/15 Reflexiones # ,

Guardiola baila rondó

Para mí que Pep Guardiola tiene 400 años, es francés y en su infancia aprendió a bailar rondó. Eso, o nació el 18 de enero de 1971, como reza Wikipedia, pero también lo hizo en Salzburgo en una vida anterior. Fue según puedo estimar a partir de complejos cálculos econométricos, una mañana de diciembre de 1758. Y en su adolescencia tuvo la oportunidad de escuchar de primera mano el Köchel 511 de Mozart, punto cumbre del rondó.

También para el citado Wikipedia, el rondó, ronda o danza en círculo, es una forma musical basada en la repetición de un tema. «Un tema principal que reaparece y se alterna con diferentes temas intermedios, llamados couplets», episodios o contrastes, organizado a partir de la siguiente estructura:

  • A. Tema.
  • B. Primer episodio en otra tonalidad (de dominante o relativo mayor/menor).
  • A. Repetición del tema principal.
  • C. Segundo episodio en otra tonalidad.
  • A. Repetición del tema (a veces con variaciones).

Es decir, para que haya rondó hace falta:

  • Otras personas, bailarlo solo no se puede.
  • Diversas conexiones, estadios y episodios, con uno solo no basta.
  • Un nodo que actué de conector entre los distintos episodios ( sirva de hub ).

Habiendo entendido entonces la estructura del rondó, y habiendo sido notificados de que Guardiola lo aprendió de Mozart en primera persona, es fácil entender el éxito rotundo del técnico catalán. Quiero decir, con esta información “privilegiada” cualquiera hubiera alcanzado sus envidiables logros profesionales, inabordables bajo cualquier otro paradigma. Si debe reconocérsele, claro, la capacidad de interpretar y recoger el concepto subyacente en una estructura musical de los siglos XV a XVII y aplicarla a la “pasión de multitudes” del siglo XX y XXI.

He aquí entonces la revelación trascendente: sus equipos no juegan al futbol, sino que bailan rondó!! No tienen líneas tácticas diferenciadas sobre el campo de juego, no abusan de jugadas “preparadas”, no tiran centros al área. Nunca salen con pelotazos desde el fondo, ni construyen un plan elaborado con detalle militar.

Todo lo contrario. Se disponen en estructuras circulares, con altísima rotación y dinámica, con múltiples conexiones y organizados a partir de un hub o conector que facilita el tránsito entre episodios y asegura que el espacio se abra para la estocada imprevista. Busquets en el Barca o Thiago en el Bayern son el hub de la salida. O lo es Iniesta azulgrana o colorado Riberi para el módulo de ataque, o Xavi catalan / Shoesteigner de Munich cuando el equipo hace la pausa y queda suspendido en atención flotante… El tiempo se detiene… como en Matrix cuando Neo salta al vacío. El radar en 360 grados lee en simultáneo y en paralelo… Son 10 segundos o 5 milésimas o 38 nanosegundos… hasta el momento en que todo confabula a favor y sale el pase en profundidad, lineal, letal, hacia el gol inevitable…

Será por eso entonces, que cuando ganan los equipos de Pep, en aquel lugar del Universo que no es lugar y donde no existe el tiempo, Mozart sonríe…Se oye el fluir de su música, que ya existía antes de ser escrita y a la cual él solo organizó en forma de rondó.

09/09/15 Reflexiones # ,
01/06/15 Reseñas # , , ,

Free play | La obra creativa

Free play | La obra creativa

Una de las tantas maneras en las que se expresan las diferencias entre las cosmovisiones Occidental y Oriental es la definición de “PRACTICA”. Para los occidentales, la práctica es una forma de “adquirir una destreza”. Esa destreza luego será utilizada productivamente en el trabajo y si el trabajo guarda un sentido trascendente, producirá una contribución social. Continuar leyendo

Desafios de la construccin