Desafíos
¿Cuáles son los desafíos del liderazgo en las empresas? Hoy y mañana. ¿Qué líderes necesitamos? En estas páginas encontrarás el puntapié inicial de nuestra propuesta y una reseña bibliográfica para alimentar la reflexión. “Desafíos” fue la idea de un newsletter primero, la de un blog después y finalmente la de una mesa de debate. Hoy esperamos que sea todo eso junto.

arte

24/08/17 Relatos # , , ,

Victoria Pirlica

Victoria Pirlica

Robben juega para Holanda. Es decir, juega para el Bayern Munich alemán, donde reclamó y obtuvo a fuerza de goles la camiseta número 10. Pero su condición de holandés, además de los mencionados goles claro, le habilitaron la posibilidad de ingresar al seleccionado de su patria. Allí fueron vanas sus gestiones para hacerse de la camiseta de los Elegidos, así que tuvo que conformarse con la 11. Lleva jugados 50 partidos con la selección nacional, marcó 28 goles. Nada mal. Solo su metro ochenta y cuatro y sus 80 kilos lo convertirían en una amenaza. Pero su extraordinaria velocidad es lo que lo transforma definitivamente en una pesadilla.

Es junio de 2014 y Holanda abrió su participación en el mundial de Brasil jugando contra España. Reeditando la final de Sudáfrica. En aquella, los españoles consiguieron vencer por 1 a 0. Gol de Iniesta a minutos del final. Es por eso que para el mundillo futbolístico, el partido Holanda – España tenía varios condimentos. La oportunidad de “volver a jugar” la final del Mundo, abre mil sensaciones de desafío, temor al fracaso o placer de venganza. Fue esto último. Holanda ganó 5 a 1. El cachetazo fue la segunda peor goleada que sufriera España en un mundial.

Nuestro amigo Robben jugó el partido y marcó dos goles. Me interesa relatarles el segundo. Pero van a tener que imaginarse el tono épico de Victor Hugo o la nasalidad de Mariano Closs.

Van 30 del segundo tiempo y Holanda ya gana 4 a 1. España está volcado en ataque, herido en su orgullo, desesperado por acortar diferencias. Silva, el hábil torero español, trastabilla y suelta la pelota cerca del córner izquierdo de la defensa holandesa. Salen los naranjas desde el fondo con su lateral izquierdo, que roba la pelota sobre la marca de Silva. Da tres pasos y ve que Robben avanza pisando la mitad de la cancha, sobre el sector derecho. Ahí nomás, sin pensarlo demasiado, cruza el pelotazo de 35 metros, de izquierda a derecha, al ras del piso y al botín derecho del 11. Con la defensa española plantada en la mitad de la cancha, achicando el campo de juego para tirar a Holanda contra su arco, Robben recibe la bocha y se da cuenta de que está llamado a su juego: la velocidad!! Así que enfrenta a su marcador a todo vapor! Y si, ya antes de enfrentarlo le saco 1 metro y medio. Imposible pararlo, piensa Sergio Ramos, el fuerte stopper del Real Madrid que quedó burlado por Robben, y decide correrlo desde atrás, con la esperanza de que suelte el balón o de que, próximo al área, deba pensar que hacer y la desaceleración de la decisión otorgue la oportunidad de hacharlo. A la izquierda pica Van Persie, el 9 de Holanda, figura del Arsenal de Inglaterra. Ya hizo dos goles en el partido y Robben sabe que si algo no va a hacer es darle la oportunidad de marcar el tercero a su “compañero”, así que se mete en el área hecho una furia. Sale Casillas, el 1 español. Ramos y Pique llegan detrás de Robben, pero ahí mismo se está produciendo la desaceleración que esperaba Ramos, lo ven? Robben duda y al enfrentar a Casillas para la marcha. Como entró al área por derecha y él es zurdo, eludirlo a Casillas por derecha no es su mejor opción. Además le cierra mucho el ángulo para la definición. Y además Pique y Ramos decidieron no colgarlo, sino dejarlo solo en su duelo con Casillas y pasar de largo a cubrir la línea del gol. Pero descuidan a Van Persie que ahora si es la opción más segura para el gol de Holanda!! Dale Robben!! Largala para Van Persie y es gol!! Continuar leyendo

14/03/17 Ideas # , , , , , ,

Enseñar lo que no se sabe

Enseñar lo que no se sabe

Peter Senge es profesor del MIT y uno de los cincuenta pensadores más influyentes del mundo en el ámbito de la gestión empresarial. Tras el éxito en diferentes universidades de Estados Unidos de su best-seller La Quinta Disciplina, incursionó en el campo de la educación. Publicado en 1990, el libro contiene las claves para hacer competitiva cualquier institución a través de una estrategia de aprendizaje. En 1991, Senge fundó la Society for Organizational Learning (SOL), una red de innovación en el aprendizaje en la que participan más de 19 empresas y organizaciones y mil escuelas públicas y privadas de diferentes parte del mundo. Sigue un extracto de una conversación que mantuvo con el diario El País en enero del 2017 acerca de estos temas.

Pregunta. ¿Cuáles son las principales transformaciones que debe afrontar la escuela?
Respuesta. Lo más importante es que llegue el final de la escuela tal y como la conocemos. Todos hemos ido al mismo tipo de colegio, no importa si el centro educativo está en España, Reino Unido o China. La fórmula siempre es la misma: los profesores tienen el control y los alumnos no son proactivos. Nadie sabe a ciencia cierta cómo debería ser, de hecho no creo que haya un modelo único, pero sí un principio claro: adultos y niños aprendiendo a la vez. La idea de que los profesores tienen las respuestas y por eso lideran el aprendizaje ya no sirve, nadie sabe cómo se resolverán los problemas que ya nos afectan hoy, como, por ejemplo, el cambio climático. Los niños lo saben y por eso no se enganchan a la escuela, porque el profesor actúa como si tuviese todas las respuestas. El aprendizaje en el colegio se centra en evitar cometer errores. El contexto autoritario dentro de la escuela es tal que los chicos solo quieren complacer al maestro.

P. ¿Cómo puede funcionar una escuela pretendiendo que alumnos y profesores tengan los mismos intereses?
R. Los docentes tienen que crear nuevas fórmulas pedagógicas para que los niños aprendan cosas sobre las que no hay respuestas claras. Singapur comenzó en el año 2000 su proceso de transformación del modelo educativo y el eje fue crear un entorno en el que todo el mundo aprendiese: profesores, alumnos y padres. Supuso un cambio radical, teniendo en cuenta que habían heredado el modelo británico, muy profesor-céntrico. El aprendizaje giraba en torno a la figura del experto. Dijeron basta y ahora los profesores plantean retos reales y los estudiantes aportan soluciones. No solo se plantean problemas artificiales para resolver en el aula. A los alumnos les motiva ayudar a su comunidad a ser más efectiva. La forma de hacerlo con un niño de ocho años o un adolescente de 18 es distinta, pero el principio es el mismo. Continuar leyendo

01/03/17 Ideas # , , , , , ,

Anyway o los mandamientos paradójicos

Kent M. Keith es un escritor norteamericano, líder en educación superior y continuador de la escuela del “servant leadership”. Nacido en el año 1949 en el distrito de Brooklyn, fue criado en sitios tan diversos como Nebraska, California, Virginia, Rhode Island y hasta Hawaii, donde vive actualmente. Ingresó en Harvard para estudiar Administración pública y luego de graduarse completó su perfil académico con estudios de Filosofía en la Universidad de Oxford. Más tarde obtuvo una licenciatura en Derecho en la Universidad de Hawaii.
En el inicio de su carrera trabajó como abogado y luego como Director de Planeamiento y Desarrollo Económico de Hawaii. Entre 2007 y 2015 fue CEO del “Greenleaf Center for Servant Leadership” primero en Estados Unidos y luego en Singapure.
Siendo aún estudiante en Harvard, a sus diecinueve años, Keith escribió el siguiente poema, titulado «The Paradoxical Commandments». En 1997 a partir de la publicación del libro “A simple path”, una compilación de la obra de la Madre Teresa, se sabría que el poema la había acompañado durante su infancia, colgado en su cuarto, sobre su cama, como inspiración y reflejo del liderazgo al que siempre aspiró.

La gente es ilógica, irrazonable y egoísta.
Ama a la gente de todos modos.

Si haces el bien, se te acusará de hacerlo con intenciones ocultas.
Haz el bien de todos modos.

Si triunfas, ganarás falsos amigos y verdaderos enemigos.
Triunfa de todos modos.

El bien que haces hoy será olvidado mañana.
Haz el bien de todos modos.

La honestidad y la franqueza te hacen vulnerables.
Se honesto y franco de todos modos.

Los más grandes hombres con las más grandes ideas pueden ser derribados por los más pequeños hombres con las más pequeñas mentes.
Piensa en grande de todos modos.

La gente necesita realmente ayuda pero puede llegar a atacarte si los ayudas.
Ayuda a la gente de todos modos.

La gente lucha por los indefensos pero sólo sigue a los que se pueden defender.
Pelea por los indefensos de todos modos.

Lo que cuesta años construir, se puede destruir en una noche.
Construye de todos modos.

Da al mundo lo mejor de ti y el mundo te lanzará un puntapié.
Da lo mejor de ti de todos modos.

28/06/16 Reflexiones # , , , ,

Teoría del Conocimiento aplicada a la Medicina: Coherencia y Verdad. ¿El arte y la filosofía como superación de la ciencia?

Teoría del Conocimiento aplicada a la Medicina: Coherencia y Verdad. ¿El arte y la filosofía como superación de la ciencia?

Ryke Geerd Hamer nació el 17 de mayo de 1935. Es un médico alemán creador de la muy controvertida Nueva medicina germánica, que critica la medicina basada en evidencias y promete un muy elevado porcentaje de éxito en la cura de cualquier tipo de enfermedad.

Con Hamer, la enfermedad adquiere otro sentido. Deja de ser una agresión anárquica o una casualidad nefasta y pasa a ser un programa biológico de supervivencia. Si el organismo vivo tiene la capacidad de superar la prueba, asciende evolutivamente. Si no, desaparece. Es seguir la carrera que comenzó con el primer ser vivo hace millones de años. Según él, muchos tratamientos convencionales no tienen ningún valor terapéutico real y son peligrosos. También afirma que la investigación médica convencional es a veces no falsable y a menudo está al servicio de los intereses de las compañías farmacéuticas, lo que impide una investigación precisa de las causas y tratamiento de las enfermedades, e ignora el papel de la mente en la génesis de la enfermedad.

Continuar leyendo

12/11/15 Reseñas # , , , , , , ,

Narciso y Goldmundo

Narciso y Goldmundo

De nuevo Hesse. Esta vez, la historia gira en torno al descubrimiento mutuo, lucha y conciliación final entre dos realidades -aparentemente antagónicas, más luego, complementarias: lo consciente y lo emotivo.

Los protagonistas de esta historia se caracterizan por llevar al extremo -esos- sus propios ideales: Narciso, como hombre puro lejos de la vida terrenal; Goldmundo, como hombre cercano a los goces sensitivos. En ellos queda representado lo racional y lo intuitivo, lo sensato y lo sensible, la ciencia y el arte.

En un diálogo que mantienen aún jóvenes, Narciso explica a Goldmundo: “Vuestra patria es la tierra y  la nuestra la idea. El peligro que os acecha es el de ahogaros en el mundo sensual; a nosotros nos amenaza el de asfixiarnos en un recinto sin aire”

Una vez más, presenciamos un encuentro frontal entre dos extremos para entender la vida. Lo que pasa y lo que hace que las cosas pasen, ambos se figuran en planos de importancia muy distintos. Esto es como la confrontación entre el mundo paterno, encarnado en el logos y la ciencia, y el arte maternal, que no representa una certeza sino una búsqueda de por vida. Ya lo mostraría también Borges, con su Historia del Gerrero y La Cautiva, aunque de forma distinta y con otras circunstancias, dejaba expuesto el mismo debate interno: lo razonable y heroico contra lo bárbaro y apasionado. Dando como resultado un cambio en su vida, en cada uno de los casos, ocurre por decisión de ellos mismos. Casualmente, a la obra de Borges, se la dice proveniente de un doble linaje alojado en las diferencias culturales entre padre y madre.

En definitiva, Hesse despliega en esta novela la controversia que nace del corazón de los hombres: la pretensión de poner orden en sí mismos a partir de la aceptación de lo que uno mismo es.
Lo hace a través de Goldmundo, quien re-orienta su vida ponderando sus sentidos, revelándose contra las imposiciones de un padre ausente, que le proyectaba culpas ajenas. Esta actitud liberadora a favor del cambio, nos invita a pelear por ser nosotros mismos, a elegir cómo vivir nuestra existencia, arriesgarnos y explorar nuevos caminos, sin importar cuántos peligros tengamos que sortear. En voz de Galeano «somos lo q hacemos para cambiar lo q somos…»

Como ya se nos ha dicho muchas veces, ningún extremo es sano. Pero en este caso, y en pos de obtener una moraleja, ambos personajes finalmente se precisan para completar sus vidas. El espíritu, sin un alma donde vivir queda habitando un mundo insustancial negado a explotar su potencial. Un alma desconectada de un destino, de un ideal que le transcienda, se limita a acumular acciones que no aportan a su desarrollo. De este modo, a pesar de que es Goldmundo el personaje atractivo sobre el que se ponen los acentos, permanece constante en nuestra conciencia, la presencia de Narciso a modo de guía que ayuda a no perderse en los cruces del camino y a reconocer que, en ocasiones, evaluar otras opciones puede ser la mejor opción:

“Ahora veo con claridad, por vez primera, que hay muchos caminos para el conocimiento y que el del espíritu no es el único y acaso no sea el mejor”, se sincera Narciso hacia el final de la historia.

Lo que está de un lado falta del otro, la diferencia y el movimiento serán la clave de la construcción.

24/09/15 Reflexiones # ,

Cambios y espacios virtuales

“La mayoría de las innovaciones de la era digital fueron fruto de la colaboración. Hubo muchas personas fascinantes involucradas, algunas de ellas ingeniosas y unas cuantas incluso geniales, pero lo interesante es ver como funcionaron sus mentes y que los hizo tan creativos, para entender como colaboraron y porque su capacidad de trabajar en equipo los hizo aún más creativos. (…)

La colaboración que engendró la era digital no se produjo únicamente entre colegas, sino también entre generaciones, así se transmitieron ideas de una cohorte de innovadores a la siguiente. (…)

Por último me llamo la atención el hecho de que la creatividad más auténtica de toda la era digital proviniera de aquellos capaces de conectar arte y ciencia. Ellos creían que la belleza importaba. Las personas que se sintieron cómodas en esa intersección entre la tecnología y las humanidades contribuyeron a crear la simbiosis humano-máquina que constituye el corazón de esta historia.”

De la Introducción del libro Los innovadores de Walter Isaacson

Carl Sagan muestra una bolita. Y aclara: “En esta canica estaba comprendido el Universo”.  Claro, el traductor de Carl Sagan dice “canica”, pues Carl fue doblado al español para Latinoamérica en algún estudio de Atlanta. Y allí se asume que la palabra “canica” favorecerá el reconocimiento del objeto que ahora nos muestra la cámara. Pero lo que yo veo es una bolita… En definitiva, Carl se refiere al hecho de que apenas unos segundos luego del Big bang, todo el Universo estaba comprimido en un espacio superdenso, que cabía en esa esfera de apenas 2 cm de diámetro.

Hoy, 13,800 millones de años luego del Big Bang, el Universo tiene un diámetro algo mayor. 90,000 millones de años luz, de hecho. Es decir, no alcanzaría su propia vida, para ser recorrido en su diámetro, viajando a la velocidad de la luz. Algo en la dinámica de la materia y la energía permitió que los espacios dentro del espacio se llenaran con crecimiento, conteniendo el tamaño preciso de la materia y la energía que lo ocupara.

Luego de guardar la bolita, Carl Sagan nos cuenta sobre Demócrito de Abdera, quien postuló por primera vez lo que luego se dio en llamar la “Teoría del átomo”. El amigo Demócrito concluyó que todo lo que existe está hecho de un conjunto de partículas irreductibles y micro infinitesimales, sobre el vacío.

O sea, lo que existe es vacío y puntitos con densidad casi cero, mínimos elementos de materia esencial, o sea casi vacío. La combinación de esos puntitos súper básicos y elementales, configura la materia, reunión espontánea, virtual y aparentemente sólida.

La materia inerte es ni más ni menos que la compleja unión de los átomos de algunos elementos, en cadenas lineales que se repiten a sí mismas en toda su estructura. Pero ay! La materia viva!  Los seres vivos somos la misma unión de átomos, pero en torno a un elemento especial. Un elemento que hace que los demás se asocien de múltiples formas, de manera compleja, no lineal, sino aleatoria, no repetitiva, sino “caótica”. Ese elemento que sirve de conector de todos los demás, cuya capacidad de conectar a otros es su rasgo distintivo, ese elemento que permite primero el origen de la vida y luego la maravillosa complejidad de la conciencia, se llama: CARBONO.

A menudo, al experimentar esos momentos en que la inercia le gana al cambio, tiendo a pensar que el cambio es en sí mismo un espacio virtual, cuyo volumen es ni más ni menos que el de la vida que contiene. Dicen que el espacio virtual por excelencia es el útero, que se agranda en la medida precisa de la evolución de la vida. Ni tan grande que la vida dentro de él se escapara sin contención, ni tan pequeño que aprisionara su propio proyecto a través de la asfixia.

Cruel descubrir que venimos de la casi nada, no? O todo lo contrario… Porque al fin y al cabo venimos de la nada y de puntitos que equivalen a casi nada, pero que se unen a través de un conector que los complejiza y les permite llenar un espacio virtual. Y ese espacio virtual crece con su propia complejidad y dinámica. Fue una vez “canica”, señores. Pero lo espera una posibilidad. La de ser más grande que el mismísimo Universo.

24/09/15 Reflexiones # ,
23/09/15 Reseñas # , , , , , ,

Hacia una visión estética del Liderazgo

Hacia una visión estética del Liderazgo

“El público se instala en las butacas. Se levanta el telón y durante algo menos de tres minutos se desarrollan unos diálogos insustanciales. Baja el telón y la gente sale al pasillo a fumar. Allí, inesperadamente, uno de los carameleros estrangula a un acomodador y hace saber a voz en cuello que se trataba del amante de su mujer. Intervienen el boletero y la chica del guardarropa. Entre todos van dando a conocer un drama complicadísimo. En cierto momento, la chicharra anuncia que ha terminado el intervalo. El público pasa a la sala. Allí tiene lugar otro acto de dos minutos y luego se invita a la gente a un segundo intervalo. En definitiva, la obra transcurre en el pasillo y finaliza con la muerte del caramelero. Los espectadores no siempre supieron captar esta sutileza, especialmente aquellos que, por no ser fumadores, permanecían en sus butacas durante los sabrosos entreactos.”

El Libro del Fantasma
Alejandro Dolina

Explorando sobre las relaciones de mutua determinación y reciprocidad entre el ARTE y la CIENCIA, evocamos al Pensamiento Clásico. Recordamos por ejemplo que en “Fedro”, Platón señala que la Idea de Belleza tiene un privilegio sobre las demás, pues mientras en la Tierra no hay imágenes de la Sabiduría, sí las hay de la Belleza. Las cosas bellas pueden apreciarse con la vista como sentido, mientras las cosas sabias no. Luego Paula señaló que en “Hipias el Mayor” el mismo Platón busca averiguar qué es la belleza a partir de la discusión entre el propio Hipias (Padre de los empiristas y relativistas) y Sócrates (racionalista y absolutista). Para el primero, lo bello se capta con los sentidos (digamos por ejemplo que lo bello es una muchacha hermosa). Para Sócrates, en cambio, la belleza es una Idea que se contempla con la inteligencia. Es la idea que permite que las cosas terrenales sean bellas. Hipias atiende a la apariencia, pero Sócrates bucea más profundo y nos invita a discriminar apariencia de esencia. Algo puede “parecer” bello y no serlo y también puede darse la situación contraria. Finalmente, para Platón, la justicia, la templanza y todas las demás Ideas o contemplaciones supraempíricas no tienen un reflejo en imágenes en este mundo. Pero, ay la Belleza! Ella en cambio brilla y la captamos mediante el más claro de los sentidos: la vista.

Siguiendo el concepto clásico, las formas, los colores y las melodías constituyen tan solo una parte de la belleza, pues en ella quedaban abarcados no solo los objetos materiales sino también elementos psíquicos y sociales, caracteres y sistemas políticos, la virtud y la verdad. La belleza ampliamente abarcaba no solo los valores que solemos llamar estéticos sino también los morales y cognoscitivos. Al fin de cuentas este concepto de lo bello difería muy poco del concepto del bien.

La concepción pitagórica de Platón, veía la esencia de la belleza en el orden, en la medida, en la proporción, en el acorde y en la armonía; concebía la belleza primero como una propiedad dependiente de la disposición (distribución, armonía) de los elementos y, como una propiedad cuantitativa, matemática que podía expresarse por números (medida y proporción). Platón explica que son la medida y la proporción, quienes deciden sobre la belleza de las cosas y les proporcionan unidad.

La filosofía moderna plantea definiciones sutilmente distintas. Para Kant “lo bello es lo que gusta sin interés”. Satisface necesidades. Para él, en el Bien no puede aparecer el interés, el único móvil del acto debe ser la buena voluntad. En su estética, Kant niega la belleza en cuanto algo que gusta con interés. Su imperativo categórico se trata de hacer el bien sin mirar para qué ni para quién. Por esto, cada uno se convierte en su propia autoridad moral.

Para incorporar un estímulo literario, en “El Juego de los Abalorios”, Herman Hesse lleva al extremo su visión dualista  entre el instinto y la razón, el sentir y el pensar. La trama gira en torno a un juego, que en ningún momento queda explícitamente desarrollado ni definido, pero del que sabemos manifiesta una combinación de, entre otras cosas, melodía, armonía, cálculos y filosofía destacándose por su extrema complejidad.  Deporte mental y  arte practicado por eruditos, que se desarrolló en respuesta al deterioro que sufrió la humanidad en el siglo XX (época que en el libro se denomina ‘folletinesca’). Del mismo modo en que con un ábaco se organizan cifras para efectuar operaciones matemáticas, los coloridos y multiformes abalorios se dispusieron en un pentagrama mediante el cual, se efectuaron composiciones musicales cada vez más elaboradas hasta poder representar todos los elementos formativos, ya sea desde complejas ecuaciones astronómicas hasta tesis filosóficas y análisis sociales.

El escritor, reflejado en el protagonista, Joseph Knecht, también va adquiriendo a lo largo del relato un liderazgo basado en la creatividad. Mientras se convierte en el Magister Ludi Musicae, el maestro del juego de abalorios, esboza “una sociedad que recoge y practica lo mejor de todas las culturas y las reúne en un juego de música y matemáticas que desarrolla las facultades humanas hasta niveles insospechados.”

05/09/15 Reseñas # , , , ,

Dos personas, la misma historia: Ada de Lovelace y Alan Turing

Dos personas, la misma historia: Ada de Lovelace y Alan Turing

La revolución industrial se basó en dos grandes ideas que resultaron trascendentales por su simplicidad. Hubo innovadores a quienes se les ocurrieron formas de simplificar esfuerzos dividiendo grandes tareas en otras, más pequeñas y más fáciles que pudieran realizarse en cadenas de montaje. Luego, comenzando en la industria textil, hubo inventores que encontraron formas de mecanizar los distintos pasos de modo que estos pudieran ser ejecutados por máquinas, muchas de ellas impulsadas a vapor. Basándose en ideas de Pascal y Leibniz, Babbage trató de aplicar estos dos procesos a la producción de cómputos, creando un precursor mecánico del ordenador moderno. Su salto conceptual más significativo fue la idea de que tales máquinas no habían de destinarse a realizar un proceso único, sino que, lejos de ello, podrían programarse y reprogramarse mediante el uso de tarjetas perforadas.

Ada de Lovelace había nacido en diciembre de 1815 en Londres. Hija de Lord Byron fue mantenida lejos de su padre al que solo pudo ver contadas veces, ya de adulta. Para exorcizar los demonios que su padre le habría transferido al nacer, y ya que la niña mostraba precozmente una sensibilidad particular, su madre la obligó a estudiar matemáticas. Para quienes no estén familiarizados con la vida de Lord Byron bastará una breve referencia a Wikipedia. Diremos simplemente aquí que el padre de Ada era tan parecido a Dionisio, el dios griego del vino y los excesos, cuanto  un ser humano puede serlo.

En su vida adulta, Ada supo ver la belleza y la trascendencia de la cautivadora noción de Babbage y formuló una idea aún más apasionante que se derivaba de ella: que tales máquinas podrían procesar no solo números, sino cualquier cosa que pudiera expresarse por medio de símbolos.

La realidad es que la contribución de Ada fue tan profunda como inspiradora. Más que el propio Babbage, ella fue capaz de vislumbrar un futuro en que las máquinas se convertirían en compañeras de la imaginación humana, tejiendo conjuntamente tapices tan hermosos como los del telar de Jacquard. Su aprecio por la “ciencia poética”, como ella misma definía las matemáticas, la llevó a valorar una propuesta de máquina calculadora que fue desechada por el estamento científico de su tiempo. En rigor, Ada había logrado percibir como la capacidad de procesamiento de semejante dispositivo podría utilizarse con cualquier forma de información.

El aporte significativo de Lady Lovelace fue lo que ella misma resume en el siguiente párrafo de sus Notas sobre Babbage: “Los límites de la aritmética se vieron superados en el momento en que surgió la idea de aplicar tarjetas. La máquina analítica no tiene nada en común con las meras máquinas de calcular. Ocupa plenamente un lugar propio. Al permitir a un mecanismo combinar símbolos generales en sucesiones de variedad y alcance ilimitados, se establece un vínculo de unión entre las operaciones de la materia y los procesos mentales abstractos.”

Es decir, en la máquina universal, supo ver que sus operaciones no tenían por qué limitarse a las matemáticas y los números. Ada señala que una máquina como la analítica podía almacenar, manipular, procesar y ejecutar cualquier cosa que pudiera expresarse con símbolos, palabras, lógica, música y cualquier otra cosa para cuya trasmisión se pudieran usar símbolos.

Otro aporte central de Ada fue el de determinar con gran detalle el funcionamiento de lo que hoy llamamos un programa. En la fascinante mente de Lady Lovelace esto era posible gracias al mecanismo de la tarjeta perforada. Se necesitaban 75 tarjetas para generar un número en la serie de Bernouli, y luego el proceso se volvía iterativo dado que el número era incluido en el proceso para generar el siguiente.

Finalmente Ada fue la primera en la historia del conocimiento humano en plantear la siguiente pregunta: ¿pueden las máquinas pensar? Su opinión era que no, “la máquina analítica no tiene en absoluto pretensión alguna de originar nada, puede hacer cualquier cosa que sepamos ordenarle. Puede desarrollar análisis cualesquiera de relaciones o verdades analíticas”. Un siglo más tarde esta aserción seria calificada como la “objeción de Lady Lovelace” por el propio Alan Turing.

Alan Turing fue aquel tardíamente reconocido matemático, lógico, criptógrafo, científico, filósofo y maratonista británico. Padre de la ciencia de la computación y precursor de la informática moderna. Se han escrito cientos de páginas sobre él, pero pocas acerca de lo fácil que es desvanecer de la memoria colectiva al hombre que “fracasa” (¡Que viva el fracaso!). El nombre de Turing se ha vuelto a celebrar mundialmente luego de que todos hayamos visto El Código Enigma. The Imitation Game, aquella maravillosa película con actuaciones fantásticas que tal vez, debe ser cuestionada respecto de la descripción de ciertas pretendidas características personales que se imputan al protagonista. Curioso que hayamos debido esperar a la ficción sobre la vida de Turing para objetarla y recuperar a partir de la crítica una descripción mucho más humanizada de la persona que resistió en las fronteras de la salud mental aún frente a los ataques de la terapia hormonal a la que fue sometido, sin volverse loco. Contrario al relato de la película, Turing superó el tratamiento, obteniendo avances en sus investigaciones de biología matemática, tenía poco de “inhumano”, poseía un gran sentido del humor, no manifestaba comportamientos sistemáticos de tiranización en su equipo, ni dejó morir al hermano de nadie…

La carrera de Turing tuvo su fin inmediato después de haber sido socialmente condenado por homosexualidad. Dos años más tarde se suicidó, según reza la versión oficial. Como Lady Lovelace, dueño de una personalidad artística, impuso su liderazgo en las ciencias. Las ramificaciones de sus contribuciones continúan inspirando a científicos y artistas contemporáneos y es esperable que su influencia se prolongue indefinidamente en el tiempo, continuamente debatida en un mundo fascinado por las potencialidades de la inteligencia artificial.

19/08/15 Reflexiones # , ,

Justo medio

Si pudiera componerse una sinfonía de la moral habría que diferenciar en ella dos movimientos: uno clásico y uno moderno. Serían dos momentos para explicar el criterio con el que definimos cual será un valor moral positivo para nuestra cultura y cual no. Entendiendo claro que sin valores morales no es posible sobrevivir, en tanto queda limitada nuestra capacidad de conectarnos con otros, hacer amigos, armar una familia, conformar una comunidad, desarrollar una nación, crear el mundo…

Pero volvamos a los criterios para distinguir valores morales. El criterio clásico nos guiaría al centro de un continuo para hallar la felicidad. Ni claro ni oscuro, ni mente ni cuerpo, ni trabajo ni descanso, ni exceso ni defecto. Para Aristóteles la virtud era un problema de “justo medio”, el punto de síntesis en que las cosas hallaban la combinación justa de elementos aparentemente contrapuestos. Mesura. Integración. Equilibrio. En rigor la teoría profunda de las religiones se basa en este concepto, desde donde se explica que la humanidad toda deriva de un Ser Supremo que es hibrido, a la vez hombre y mujer. Aún la religión Católica Apostólica Romana tiene ese origen; muy a pesar del estigma sexista que ha terminado por imperar luego de las múltiples ediciones de la Biblia, que nos han legado un Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo. En la modernidad, el criterio para identificar cuáles son los valores morales correctos se ha despegado de este modelo de matices. La Ley moral deriva de un mandato supremo que en el mejor de los casos funciona como un «imperativo categórico» tal cual lo enunciara Kant. Muchachos: actúen siempre como si el principio en el que se basa su acción pudiera convertirse en ley universal. La sociedad debe organizarse y para gobernar la acción de los hombres es menester que exista un polo que universalice la definición moral del comportamiento. Lo prohibido y lo permitido. Aquello que grabado en nuestra conciencia no nos permitiría actuar de otro modo, aún ante el colapso mismo de la sociedad. Kant nos ha regalado muchísimo, no hace falta decirlo. Pero también nos ha quitado. Y entre las cosas que Kant se llevó está precisamente la noción de los valores morales concebidos como un justo medio.

Y eso es un problema para la concepción de un liderazgo “moral” basado en la creatividad. Porque como hemos venido conversando la creatividad no es otra cosa que la múltiple conexión de puntos medios y diversos principios no universales. Tres ejemplos de liderazgo inmoral (en términos kantianos) se exponen en la Reseña que acompaña este envío y en la que acompañará el siguiente. Exponen las vidas de Oskar Sala, Ada de Lovelace y Alan Turing. Son historias de personas que estuvieron tan lejos del arte como de la ciencia y también muy cerca de ellos… Son personas que hicieron de la creatividad un valor moral y al hacerlo cambiaron sus comunidades y entonces crearon un Nuevo Mundo.

19/08/15 Reflexiones # , ,
18/08/15 Reseñas # , , , ,

Oskar Sala, o de Cómo Construir Música

Oskar Sala, o de Cómo Construir Música

Dicen que la negación es condición para la autoafirmación. Pues bien; debo confesar que tengo amigos que consideran DaftPunk,  Rudimental, The Postal Service y Ramiro Musotto (a propósito muy diversos entre sí) como autentica música electrónica; en contraposición  a David Guetta claro. Paula por ejemplo. Se definen como «medio retro» y se juntan a ver los videos de Kraftwerk. Les gusta ser precisos en sus definiciones y aducen que la música electrónica es la que realmente se construye de esa manera, a través del ensamble de sonidos microscópicos, como un tetris perfectamente encastrado. Tengo otros amigos como Alejo que conciben los efectos de la sintetización del sonido aún en una órbita más lejana. La música electrónica alcanza para ellos la propia síntesis de las pedaleras con las cuales las formaciones musicales de cumbia o bailanta realizan sus composiciones. Así las cosas, hasta «El Bombón Asesino» resulta ser herencia de Oskar Sala. Aunque puede ser estrictamente cierto, no es razonable creerle demasiado a ninguno de mis amigos. Particularmente luego de conocer que sus pulsiones creativas se manifiestan tras el estímulo de métodos más bien alternativos a los prescriptos en estas páginas.

Oskar Sala nació el 18 de julio de 1910 en la ciudad de Greiz, al este de Alemania, en el seno de una familia acomodada y amante de las artes. Durante su juventud estudió piano y órgano. Para 1927 ya interpretaba como solista el Concierto Nº 2 para Piano Op. 19 de Beethoven en el Teatro Tivoli de su ciudad natal. Signado por la estrella del prodigio musical, en 1929 se mudó a Berlín para completar sus estudios. Hubiera sido ni más ni menos que un eximio pianista pero ya en su primer año quedó fascinado por los experimentos que el ingeniero acústico Friedrich Trautwein estaba realizando en el laboratorio de experimentación radiofónica de la escuela con un nuevo instrumento electrónico, el Trautonium.

El instrumento generaba el sonido a partir de lámparas de neón de bajo voltaje. La altura de la nota se conseguía presionando un punto a lo largo de un cable que iba montado sobre un rail. Hasta 1930, los electrófonos no permitían generar subarmónicos. Con el trautonio, esto cambio; abriéndose la puerta para el ulterior desarrollo de los sintetizadores, a través de la síntesis substractiva del sonido (en castellano se sustraen mediante filtros aquellos armónicos que no dan lugar al sonido pretendido, la afinación se alcanza por “resta”).

Sala ingresó a trabajar como ayudante de Trautwein y merced a su capacidad de entendimiento del instrumento rápidamente comenzó a ejercer como solista en varias presentaciones compuestas especialmente, además de participar en las primeras apariciones radiofónicas.

Consciente de que para desarrollar plenamente las posibilidades del Trautonium, además de la técnica interpretativa se requería de conocimientos científicos, Sala estudió la carrera de física en la Universidad de Berlín entre 1932 y 1936. Entre 1940 y 1944 realizó más de cincuenta actuaciones por toda Europa tras lo cual el instrumento adquirió una decorosa reputación de «versátil instrumento solista de concierto». Esto llevó al célebre Richard Strauss a utilizarlo en 1942 para recrear un sonido de gongs japoneses. Tras el final de la guerra, en 1948 Oskar Sala decidió redoblar la apuesta y comenzó a trabajar en el Mixtur-Trautonium, un instrumento que supondría la culminación del trabajo que venía desarrollando desde los años 30. Con la financiación de 25.000 marcos de los fondos del Plan Marshall para la promoción para proyectos individuales, Sala pudo costear los materiales y la construcción del nuevo instrumento, que estaría totalmente basado en los tonos subarmónicos. El Mixtur-Trautonium se convertiría en uno de los instrumentos más singulares que ha habido a lo largo de la historia de la música. Fue presentado en diciembre de 1952. Con la herramienta que siempre soñó entre sus manos, y siendo consciente de que para su supervivencia era necesario crear un repertorio, Oskar Sala abordó de una manera más decidida su carrera como compositor.

Desde entonces, y hasta nuestros días, el trautonium ha formado parte de incontables bandas sonoras, entre las que destaca la compuesta y ejecutada por el mismo Oskar Sala para la película Los pájaros de Alfred Hitchcock.

Conviene detenerse sobre esa historia particular. Se dice que Hitchcock estaba muy irritado porque su equipo técnico no encontraba la acústica adecuada para recrear los graznidos de ave de su nuevo proyecto cinematográfico titulado “The Birds”. Lo habían intentado con grabaciones de campo de todo tipo sin lograr grandes resultados dado que el director necesitaba un sonido fuera de lo común que produjera terror en los espectadores. Alguien recomendó a Sala para dicha labor, y le hizo llegar una secuencia de prueba para que la sonorizara con su propio instrumento. No era una escena cualquiera, en ella el músico no sólo debía crear los graznidos de las aves, sino también simular los ruidos de puertas, ventanas, armarios, y todos los golpes necesarios.
Una vez concluida la sonorización de esta escena, la reacción de Hitchcock fue muy buena, y dos semanas más tarde le enviaron la película entera.

En diciembre de 1961, una vez finalizado su trabajo, Sala recibió en su estudio berlinés en Mars Film la visita de Remi Gassmann (director de sonido) y del propio Alfred Hitchcock. Vieron la película con los efectos sonoros creados por Oskar Sala, y Hitchcock aprobó el resultado. El realizador había dado por fin con los graznidos de cuervo y gaviota que necesitaba.

La que iba a convertirse en una de las películas más inquietantes, aumentó el efecto de terror en el público gracias a la banda sonora de efectos creada por Sala y su Mixtur- trautonium. Responsables ambos de los aterradores ruidos y aleteos de las aves, así como de todos los efectos de sonido que se escuchan durante su metraje. Aunque el compositor recibió propuestas por parte de otros músicos para construir más instrumentos, Sala siempre declinó las ofertas evitando al mismo tiempo el uso tal vez frívolo que se hubiera hecho del Mixtur- trautonium.

Para Florian Schneider (músico alemán creador de Kraftwerk), el instrumento de Sala, «Comparado con los sintetizadores de hoy en día, posee la mejor interfaz para sonidos monofónicos. Puedes crear cada sonido con ‘ataque’ y trémolo con el movimiento de un dedo. Es extraño que las modernas compañías de sintetizadores, todavía pensando en el piano y en la escala temperada no puedan competir con tecnología de los años 30. Con Sala y el Trautonium sientes la intensidad que sólo puede producir un músico tocando con sus manos, sus pies y todo su cuerpo».

Con su muerte sonaron los últimos acordes de un capítulo clave de la historia de la música electrónica; el capítulo de los inventores, ingenieros y músicos que abrieron el camino, los verdaderos pioneros previos a la Segunda Guerra Mundial. Aquellos que imaginaron una nueva forma de hacer música a partir de la electricidad y la tecnología radiofónica. Gracias a su intuición y perseverancia lograron dar vida a una serie de instrumentos que supondrían la base de todo lo que vendría después. Oskar Sala fue sin duda, uno de los últimos artesanos.

Desafios de la construccin